sábado, 20 de junio de 2009

Ironía de las horas…Encuentro con un ángel.

Extraño y coordinado; nunca de esperar, existe una ironía que arrastra misterios por conocer. A la hora que llega es inadecuada pero sin perder su importancia. Y es que cuando te encuentras con un ángel se frena el tiempo y el espacio.

Su silencio lleva un tiempo, tiempo que se hace largo pero latente; y existente.

Difícil de encontrar pero encontrado; irónico de entender pero comprendido si me detengo a pesar de nuevo en la coordinación…las horas.

Ese ángel en silencio no necesita conversar; su presencia es justo lo que se necesita. Esa presencia que irradia energías; esa presencia que destella en su sonrisa.

Un encuentro breve; pero muy reconfortante.

No hay comentarios.: