lunes, 31 de diciembre de 2012

Un año que marca, sorprende; se aleja y me ofrece.

Un número, 2012. Para mí; el año de las vivencias de los cambios, las emociones encontradas; las experiencias aprendidas y la esperanza resurgida. Un año que me marca con la partida de seres queridos, la llegada de nuevos vínculos y las demostraciones de amor de Dios hacia mí. Dentro de sus misterios me mostró una vez mas, que los cambios que se aceptan, a la larga deja sus frutos y de los buenos. 

Agradecido, de este lado del camino, pues aprendí a amarme más, y a entender un poco más de ese sentimiento tan complejo pero a la vez sorprendente, no solo para conmigo sino para los demás. Agradecido, porque este año me lleno de gratas sorpresas y me hizo recordar que…todo fluye, solo hay que dejarlo fluir. 

2012, año que se va pero me ha dejado una puerta abierta, hacia un camino que realmente me gusta, acompañado de personas con sentimientos buenos hacia mí, y eso me agrada. 2012, Me hiciste crecer, me diste todo para sentirme mejor cada día, realmente; gracias.!!!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

querido escritor o estas muy bien o estas muy mal porque hace mucho que no escribes....

JoelDuluc dijo...

Por suerte es lo primero querido lector(a)...Ha sido gracias a Dios un año increíble, pero ya estoy de nuevo por estos lados. Gracias por leer mi blog, es un honor.