domingo, 31 de enero de 2016

Entre miradas. El espacio entre los núcleos.

Entre miradas, asomandose a través de ti; entre copas y sus números, cabizbajos entre muchos, se asoma una vez mas.

El espacio entre miradas, sobre entendidas, mudas sin lograr entender lo que a cada cual le parece, le asemeja y le estremece. Extrañas sensaciones.

El espacio entre los núcleos conocidos, antes en mi y tras lo que se sumerge socavando emociones no conocidas, cadenas sin eslabones, martillo sin capacidad.

Entre miradas y decepciones, no de mi,  no de ti, pero para algunos es lo que trae...  Que noche.

Y parece algo más, no logras entender.

lunes, 25 de enero de 2016

Entusiastas complicaciones. Opiniones entre grises y sus matices.

Cinco, son las alineaciones, y uno mas que no logra del todo entender. Se entusiasma, dentro de una complicidad que solo lo entienden dos y alguien más.

Y surge el primero, un tanto opaco y con poca lucidez, dando su primer matiz. Complicando su entorno, transformando su interior y calmando a otro mas... Y se vuelve a complicar.

Entusiastas complicaciones que reviven un mundo no entendido, un camino y una luna que transmite su energía pesares, pero todo su sobriedad. Un momento para un segundo, que acaba de respirar.

Mas traslúcido y real, llega a imaginarse que podría lograr.  Se transforma y lo soporta, se condiciona y se enamora; dentro de su color, impregnando su entusiasmo y su triste final... Uno que se desvanece sin marcar su paso, transcurrido, pausado y sentido.

Opiniones entre grises y sus matices, como algo esperado y no bien recibido, como un aire de celos entre la noche y el sol; como un mar de estrelladas decisiones, opinas tu y opino yo y nos volvemos a entusiasmar.

Entusiastas opiniones, con sus matices de colores entre un gris y otro mas... Y me vuelvo a entusiasmar.

Una triste realidad.

sábado, 16 de enero de 2016

Sátiras y saludos. El bosquejo desde los universos

Sátiras y saludos, dispuestos en complicidad; detrás de una sonrisa risueña y la armonía de los cambios inesperados.

El bosquejo desde los universos, de ambos, de todos y de nadie a la vez. Formando oraciones y dimensiones que solo lo puede entender el que todo lo ve. Y luego te hablará.

Un saludo y un bosquejo, vago pero atrevido; manchado pero no olvidado, relajado y hasta un poco mezquino... Donde podría quedar?

Y al final, cada universo se expande y se contrae, como un va y ven de ilusiones dejando un recuerdo entre sus cercanías una vez disfrutadas, deseadas y permitidas.

Otra sátira mas y un saludo te vuelvo a dar.

Entre tú y lo que te acompaña. El recorrido a través de los núcleos

Entre tú y lo que te acompaña. Impaciente  y renaciendo bajo la misma oscuridad, conectando esos sentimientos, mis incertidumbres y tus vivencias envueltas en tu paz.

El recorrido a través de los núcleos, sigilosamente acorralado, estrepitosamente descubierto. Completando un camino marcado más no conocido. Una incertidumbre más.

Entre tú y el recorrido, unos núcleos vuelven a crear los destellos, afinar los recuerdos, calmar los anhelos...  Y las almas vuelven a desear.

Lo que acompaña el recorrido, como una voz sin sonido; te crea la calma y vuelve a coquetear. Un sentido más y nos quedamos, así nada mas.

Un núcleo acompañado entre tú y nuestro recorrido... Y regresamos al terminar.

domingo, 10 de enero de 2016

Horas renuentes. Años sensatos.

Horas renuentes, ante un cúmulo de miradas a través de 5 pulgadas. Observando y dejando pasar; todo menos lo que nunca pasó.

Años sensatos, que no dicen una palabra y allí están. En sus eufóricos pasos continúando sus deseos, sus anhelos y su pasar.

Horas renuentes, entre las 12 y 20, y 20 minutos más, interesado en algo extraño de una sonrisa o algo mas. Y nada puede pasar.

Años sensatos, relajados y pacíficos como una brisa de mar. Durmiendo al más despierto, con su música de fondo y entre sueños y su pesar.

Horas sensatas, entre años renuentes que pasan, haciendo de todo, callando lo necesario y viviendo más y más.

Horas renuentes, receptivas, con temores y confusiones, déjalas pasar.