domingo, 10 de enero de 2016

Horas renuentes. Años sensatos.

Horas renuentes, ante un cúmulo de miradas a través de 5 pulgadas. Observando y dejando pasar; todo menos lo que nunca pasó.

Años sensatos, que no dicen una palabra y allí están. En sus eufóricos pasos continúando sus deseos, sus anhelos y su pasar.

Horas renuentes, entre las 12 y 20, y 20 minutos más, interesado en algo extraño de una sonrisa o algo mas. Y nada puede pasar.

Años sensatos, relajados y pacíficos como una brisa de mar. Durmiendo al más despierto, con su música de fondo y entre sueños y su pesar.

Horas sensatas, entre años renuentes que pasan, haciendo de todo, callando lo necesario y viviendo más y más.

Horas renuentes, receptivas, con temores y confusiones, déjalas pasar.

No hay comentarios.: