sábado, 6 de febrero de 2016

Pequeñas victorias.

Pequeñas victorias, enlazadas como ramas en un arbusto de colores pálidos; resonantes como un murmullo en los cuadros de pintores, crecientes y transformadas de lo que solía soñar.

Pequeñas victorias, caminando y transcribiendo las etiquetas permanentes que sobresalen en un núcleo cabizbajo entre pesares, placeres sin sabores y vínculos innecesarios, pero que ahí están.  

Pequeñas victorias, acumuladas en el olvido, trascendentes en los rumores, programadas a fallar. Completas en su esencia, erróneas con sus ausencias; nunca perfectas, y ahí vuelven a estar. 

Pequeñas victorias, opcionales a los que se atreven, bienvenidas a los que temen; traslucidas a los desprevenidos, deberían despertar ya.

Pequeñas victorias, con sus grandezas y virtudes; nadie mas dudara. Y grandes quedaran.

Nunca dudes mas.